Personas humanas (VI): Carmen.

Personas humanas (VI): Carmen.

POlicia_01

Transitaba con mi coche por la ciudad cuando de pronto un policía me dio el alto. Se trataba de una mujer ataviada de uniforme que en todo momento se comportó con corrección; una bella mujer de ojos grandes y sonrientes. Me obligó a detenerme en el borde de la calzada y acercándose a la ventanilla, me saludó en un tono cordial mientras solicitaba la documentación del vehículo. 

—Todo parece en regla, Señor —dijo resuelta… ¿Va usted muy lejos?

—A San Juan.

—¿Puede entregarme su teléfono móvil?

Y a pesar de tan extrañeza petición obedecí sus indicaciones. Entonces la observó con detenimiento, y ante la ausencia de clave de acceso, comenzó a manipular algunas teclas.

—Ya está —dijo resuelta. Le he descargado una aplicación gratuita que permite leer ebooks en su teléfono móvil. Ahora podrá leer cualquier libro si le pilla un atasco. ¡Esto no lo hacemos con todos! —afirmó con un aire serio.

Policia_03Pero ante aquello, no supe qué contestar. La miré agradecido y un tanto temeroso, como siempre ocurre cuando nos hallamos ante cualquier tipo de autoridad. Entonces, ella apenas esbozó una ligera sonrisa, delicada y amable, tal como si fuera una antigua koré griega.

—Tan solo lo hacemos —prosiguió— con aquellas personas que tienen aspecto de ser amantes de la lectura. Puede continuar su ruta —y llevando su mano derecha hacia la gorra me saludó de un modo formal; acto seguido, dando media vuelta se fue.

—Gracias, agente —atiné a decirle cuando ya se alejaba.

—De nada, Señor —dijo con una voz metálica bien atemperada—. ¡Que disfrute de los libros!

Mientras arrancaba el coche, mi mujer, que había presenciado la escena en silencio, se atrevió a preguntarme si la conocía.

—Claro que la conozco; asiste a las sesiones del Taller de Escritura. Se llama Carmen.

—Pues ella te ha tratado con cierta distancia. Al principio pensé que nos iba a endosar la multa…

—Sí, tienes razón pero está de servicio. Aunque la verdad es que pocos polis te cargan una aplicación pirata en el móvil —comenté con sorna—. Si se enteran sus jefes la podrían empapelar a ella.

Y acabamos riendo de tal situación.

—¿Y cómo es que no la conocía yo? —apuntó ella con un tono de sospecha.

Polixia_05—Sí la conoces. ¿Te acuerdas de aquella mujer de la que te hablé que era actriz de doblaje? Pues es ella. Le puso voz a la enfermera principal de aquella serie de médicos tan famosa… pero ¿cómo se titulaba la serie? ¡Dios mío, qué mala memoria tengo! Cada vez voy a peor… Te he hablado de ella hace tiempo.

—Pero en ningún momento me dijiste que era policía. ¿Qué ocurre, tiene dos trabajos?

—No lo sé, cielo. Yo no ando investigando en las entretelas de la vida de la gente. Solo sé que tiene una hija, es policía, actriz de doblaje y…

—¡Y encima escribirá bien! —me interrumpió mi mujer.

escribir_banner1—Sí, además escribe muy bien. Lo hace con un lenguaje musical plagado de imágenes poéticas de gran belleza, y además, tiene un estilo rotundo, inteligente, directo y mordaz cuando denuncia las fallas de nuestro mundo… Ahora anda escribiendo algo misterioso, una obra muy trabajada, que tal vez algún día dé que hablar. Me pidió documentación sobre teatro y me da el tufillo que por ahí va el tema.

—O sea, que tiene futuro…

—Pues no sé, cielo. Estas cosas son difíciles de predecir. Pero si alguien merece que sus obras vean la luz, es ella.

—No estarás enamorándote de ella, ¿no? —me dijo ella recelosa.

—No, mi vida… No te preocupes: es mi discípula.

—¿Y eso que tiene que ver?

—Es difícil explicarlo… Los discípulos son como ramas que surgen de tu propio árbol; forman parte de ti y de tus sueños, pues les dedicas tus mejores  pensamientos e inquietudes… y se crea con ellos un vínculo muy fuerte, que radica en las ideas y sentimientos más profundos.

—¿Parece que los quieras?

—Sí, mucho. Sientes un cariño indecible por ellos. Sin duda, es inevitable querer a esos pequeños diablillos que tienes siempre en la mente… Y en el fondo, se aprende mucho de ellos.

—Se aprende de ellos, ¿qué cosa?

arboles_01—Aprendes de su esfuerzo e ilusión por comprender. Y algunos, dentro de unos años, engrosarán la lista de los buenos escritores, aunque aún no lo saben. Ahora, aparentan ser una pequeña semilla que pugna por hallar su camino hacia la luz; quizá mañana se convertirán en árboles frondosos capaces de dar sombra y frutos a quienes se les acerquen.

—¿Crees que aprovechan de verdad lo que les enseñas?

—Claro que lo hacen; unos más que otros, pero todos aprenden algo. La enseñanza es como el agua, pero unos tienen más sed que otros. El agua que les das es la misma para todos, pero según la capacidad de su vaso atrapan más o menos enseñanza. Aunque, aquello que aprenden también depende del estado de ánimo del profe, que es como me llaman. Cuando atraviesas tus mejores momentos y vives en armonía contigo mismo, cuando estás receptivo para comprender e ilusionado en transmitirles tus descubrimientos, ellos crecen con pujanza… y les brillan los ojos cuando son conscientes de los nuevos horizontes que se abren en su vida… Entonces se transforman, luchan por entender y aplicar aquello que van comprendiendo, se les transfigura el rostro, y te miran con un agradecimiento sincero.

—Pero creía que en un taller literario os dedicabais tan solo a crear historias fantásticas con personajes irreales.

Verdadero ser y personalidad—Sí, tienes razón… aunque los escritores crean personajes ficticios que toman sus modelos de la vida real. En verdad, y no debes contarle este secreto a nadie, la ficción se nutre de las vivencias reales del autor. Por suerte, hay personas maravillosas, como Carmen, cuyas vidas podrían servir de modelo para historias fantásticas e increíbles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s