Herramientas del escritor (III): la Invención de vocablos y expresiones

 

escribir_banner1

3. La invención de vocablos y expresiones:

A menudo observamos la aparición de nuevas palabras que se van integrando a nuestra lengua. Se diría que el lenguaje es un ser cruel y olvidadizo que fabrica nuevas palabras con la misma indiferencia con que olvida las más antiguas, pero ocurre de igual modo en nuestro cerebro; el olvido de algo intrascendente que ocurrió en el pasado permite la adquisición de nuevos conocimientos.

Acuñar una nueva manera de expresar una idea, un concepto, una situación, es un síntoma de vitalidad del lenguaje; decimos, entonces, que la lengua está viva. De ahí que un escritor, como operario cualificado del lenguaje, cuenta entre sus cualidades mágicas con la invención de vocablos y expresiones. Lo cual es un síntoma de su fecunda creatividad.

Tal como un mago que se permite adelantar lo que ha de ocurrir en el futuro, el escritor se aventura a utilizar expresiones y conceptos que serán habituales unos años más tarde. Este es el caso de William Shakespeare que inventó, entre otros, los siguientes términos:

“Ser un ejemplo de fortaleza”; “la verdad se sabrá”; “mantener un perfil bajo”; “ser duro de corazón”; “sin pies ni cabeza”; “ser el hazmerreír”, “desaparecer como por arte de magia”…  (Extractado del libro El Londres de Shakespeare, por cinco groats al día, de Richard Tames).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s