Kanzenze. Agua para la vida

Cuando Manos Unidas propuso la realización de un proyecto para dotar de agua a la misión de Kanzenze, en la República Democrática del Congo, Canal Voluntarios se adhirió a él con gran entusiasmo, con la conciencia clara de que se trataba de una tarea modélica, necesaria e ilusionante. En esta tierra difícil y extremadamente pobre, me he sentido honrado de colaborar en la financiación y apoyo técnico para llevar a cabo esta apasionante iniciativa.

La traída de agua a Kanzenze, que procede de un manantial lejano, es deficiente, de dudosa calidad, tiene grandes fugas y no puede abastecer a la población que se agrupa en torno a la misión. A causa de ello, las mujeres y las niñas se ven obligadas a traer el agua desde varios kilómetros, lo que las expone a posibles peligros, empleando a diario un tiempo precioso que podría utilizarse en el trabajo o el colegio. El hospital, las escuelas e internados, que también se abastecen de dicha conducción, disponen tan solo de unos grifos y carecen de las condiciones adecuadas de higiene en las letrinas, cocinas, etcétera.

Somos conscientes de que con el proyecto que ahora comenzamos –la puesta en marcha de pozos subterráneos, depósitos de agua potable y las correspondientes redes de distribución– se dará servicio a muchos de los centros de la misión y a gran parte de la población que aún se abastecen mediante pozos artesanales y baldes llevados a mano; pero también sabemos que, al traer el agua, tenemos una responsabilidad aún mayor, pues hacemos posible la vida.

La carencia de agua acarrea epidemias y enfermedades crónicas, impide la escolarización y la paridad social de la mujer, aboca a la gente a una agricultura y ganadería de supervivencia, provoca migraciones, conlleva analfabetismo, violaciones de mujeres, etcétera… lo cual obliga a tomar una solución urgente… El 80% de la población no rebasa los 20 años, y el promedio de vida es inferior a 50 años. Tal vez por ello nos miran con tanta extrañeza. Sin duda, queremos dedicar nuestra ilusión y energía a paliar estas carencias. Porque todos merecemos una vida más digna, un futuro mejor.

Ramón Sanchis Ferrándiz. Octubre 2017.                                                                                                     

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s