El suspiro

Como dice Carmen Martagon, un suspiro sirve para dar oxígeno a los recuerdos, para que no caigan en el olvido e insuflarles todo nuestro amor.
Hermoso sentimiento; vivencia pura.
Tienes razón Carmen, el amor es oxígeno que se cuela por los pulmones y se interna en el corazón y, cuando finalmente nos diluyamos en el infinito y seamos tan sólo un recuerdo, retornará al aire, libre y capaz de reanimar a otros.

 

Anuncio publicitario

Sobre los libros y la escritura 

 

Texto de las II Jornadas Literarias de ELD (El Libro Durmiente), celebradas en el Centro Imaginalia, Alicante, el 12 de septiembre de 2012, con motivo de la presentación de la VIIIª edición de los Talleres de Escritura Creativa ELD (modalidad online).
Un año más, mediante el Taller de Escritura Creativa, intentaremos que la gente saque de dentro aquello que atesora, ese potencial oculto de creatividad que les permitirá escribir… Y aunque no sepan por qué escriben, ese anhelo que sienten se inoculará en ellos poco a poco y se convertirá en una necesidad vital.
No en vano, hoy, en El Libro Durmiente hay varios alumnos que colaboran y producen obras maravillosas. Sin duda, escribir nos ayuda a estructurar la mente, a organizar nuestras ideas y crecer como personas.
Los libros, como dice Irene Vallejo en «El infinito en un junco», nos permiten viajar, crean nuevos mundos irreales, aunque verosímiles, que pasan a formar parte de nuestro imaginario colectivo. ¿Acaso no nos parece real la Odisea, las obras de Dante o de Walt Whitman? ¿Podríamos concebir nuestro mundo sin ellas? Si, los libros son algo más que un pasatiempo; ellos son un pasaporte para viajar a otro tiempo y lugar. Nos permiten concebir nuevas ideas y modos de pensamiento. Nos entregan su belleza, pues son arte, sus enseñanzas éticas y morales, nos dan una visión profunda del hombre, de la vida y la sociedad y nos permiten conversar con los grandes personajes de la historia.
Los libros son un alimento para el alma; nos permiten atisbar infinitos universos que nos aguardan en el futuro. Por ello, quienes escriben tienen la capacidad de influir en otros. De hecho, tal como decía Goethe, si escribiéramos sobre lo que deberíamos ser, ayudaríamos a que la gente conciba lo que puede ser. Escribir con contenido es el espíritu que motivó la creación de El Libro Durmiente y motiva hoy sus talleres: redescubrir los libros que duermen olvidados, como si fuéramos arqueólogos de la literatura, a fin de recuperar sus ideas y principios para despertar su alma dormida, para entregarla a quienes están sedientos de saber.

 

Mirando hacia el futuro

Publicado: el 01 de mayo de 2020.  Enlace: https://www.facebook.com/ramon.sanchisferrandiz
Ojo por ojo… y el mundo acabará ciego.
Fomentar el odio de clases mantiene siempre abiertas las heridas. No te extrañes pues si no cicatrizan.
Las sociedades siempre se encuentran, como un funambulista, cruzando el abismo sobre un delgado cable, en la eterna duda de elegir entre el pasado y el futuro.
Un instante de duda puede ser peligroso.
Siempre es más fácil mirar hacia el pasado y regodearse en sus defectos que construir un futuro, porque el pasado es una foto fija que siempre podremos analizar, en cambio, el futuro es un pez inquieto que se escurre de las manos.
Lo difícil es sembrar nuevas iniciativas y conductas que estén libres del odio. Porque solo quienes saben desembarazarse del odio pueden construir un nuevo horizonte. Nos conviene recordar los hechos, extraer la experiencia de lo ocurrido para no repetir errores; recordarla si, pero no rumiarla, ni lamernos nuestras heridas, porque debemos levantar el ancla y seguir navegando.
Fomentemos el desarrollo personal y la formación humana, para impulsar una sana convivencia, basada en el respeto y la comprensión, que pueda estar más allá de la condición social, de las diferencias de sexo, raza o color.
Fomentemos la capacidad de razonar, la formación profesional, informática o técnica, el trabajo en equipo, la eficacia, pero también la formación en valores, el sentido ético, la empatía, la imaginación, la creatividad y la iniciativa personal, y veremos aumentar la capacidad de decisión e independencia económica, a la par que la profundidad humana.
Y aunque los políticos no estuvieran a la altura de ese reto, ojalá cada ser humano aprenda a modelar con el barro del pasado la figura de su porvenir, individual y colectivo. Porque el mundo es también nuestra propia responsabilidad.

El coronavirus y la fortaleza interior

Publicado el 15 de abril de 2020.  Enlace: https://www.facebook.com/ramon.sanchisferrandiz/posts/2801639553218290
Vivimos una preocupante pandemia, que tendrá efectos económicos importantes, y también, en lo humano. Pero es este segundo aspecto el que me preocupa.
En la última crisis importante, la de 2007, nadie pensó que nuestro país podía tardar diez años en salir de ella. Y no todos salieron aún de aquel socavón. Habíamos llegado a un déficit del 9% del producto interior bruto.
Sabemos ahora que, esta epidemia del coronavirus hará caer este año la economía el mismo porcentaje, con un 20% de paro. Y no solo España tendrá problemas, sino todos los países que nos rodean de corte occidental; por tanto, poco nos va ayudar la mejora de la economía de otros, lo cual conlleva bajas exportaciones y paralización del comercio en general.
Aún tardaremos meses a recobrar una normalidad, pero apenas en cuanto a salir de casa habitualmente, como antes.
Pero no apunto estos datos para que cunda el desaliento, sino llamar la atención sobre lo que podemos hacer. No lo digo para que salgamos corriendo a comprar papel higiénico, ni harina o levadura, porque cuando acaparamos suministros se los estamos mermando a quienes están a nuestro lado, y ese egoísmo, tarde o temprano se volverá en nuestra contra. Cuando al inicio de la crisis del coronavirus, algunos países poderosos relativizaban sobre la importancia de la pandemia, su egoísmo y despreocupación les lleva ahora a cosechar los peores resultados. Y algunos países aún no se imaginan lo que les caerá encima dentro de unos meses, como EE.UU., África o Sudamérica.
Este es un año en que se pondrá a prueba la fortaleza de la gente. Tendremos que ejercitar la capacidad de aguante para cumplir las restricciones, de lo cual nos dan ejemplos los más niños; la paciencia para vivir las restricciones con una sonrisa y amabilidad, la solidaridad con los vecinos, el control de los egoísmos instintivos. Necesitaremos creatividad para reinventarnos, tal como han hecho muchas empresas, que han variado su antigua producción para fabricar batas o mascarillas.
Dentro de poco, será prioritario el tener la mente despierta para pensar en soluciones más que deprimirnos por el zapato que nos aprieta. Porque las obsesiones se controlan poniendo nuestro punto de vista en otra preocupación más elevada. De ese modo, cuando estamos viendo una buena película nos olvidamos de la necesidad de fumar; cuando estamos distraídos jugando al ajedrez o charlando con los amigos nos olvidamos de un dolor de cabeza.
Por ello, debemos comprender que hay acontecimientos que no podremos evitar, simplemente porque no está en nuestra mano cambiarlos. Sin embargo, hay muchos factores que dependen de nosotros, como nuestras actitudes, sentimientos e ideas.
En cuanto a las actitudes, evitando el inmovilismo, la pereza y la desidia que llevan al abatimiento general y la inactividad, trabajar con ilusión o buscar trabajo con el mismo afán cuando no se tiene, evitar la desconfianza o el odio que es propia de quien se encuentra tocado o hundido, el recelo ante los vecinos infectados, la creciente intolerancia ante los inmigrantes cuando hay poco trabajo. En los sentimientos, la irascibilidad, el malhumor y las malas contestaciones, evitando la angustia sobre el porvenir propio y de los hijos, el miedo a la enfermedad y la muerte, pues lo que haya de venir no siempre depende de nosotros. En cuanto a las ideas, pensar las cosas detenidamente, evitando caer en la vorágine de las circunstancias, manteniendo una estabilidad y solidez. Nos repetimos siempre que hay que estar centrados, pero no es fácil. En estas épocas es fundamental tener buenas lecturas que nos aporten buenas actitudes y pensamientos (antes que malas películas que nos distraen pero nada aportan), escribir un diario en que se recoja lo hecho en el día, dado que nos ayuda a reflexionar, conversar con los demás (en el viejo sentido de aportarnos ideas y escuchar otros modos de ver lo que ocurre).
Toca pues, lidiar con nosotros mismos, meternos en cintura, estar ágiles en lo físico y lo psicológico, ser sanamente alegres para transmitir confianza a otros, dando apoyo e ilusión a los demás, porque cuando nos empeñamos en dar luz menos posibilidades tendremos de caer en la propia oscuridad.

El coronavirus y las actitudes humanas

Publicado el 12 de marzo en facebook:
Enlace:https://www.facebook.com/ramon.sanchisferrandiz
El coronavirus va corriendo. En la empresa, en algunos amigos, conocidos, ya hay varios casos que han dado positivo, lo cual obliga a cuarentena total entre sus allegados. Sin embargo, la reacción de las autoridades es tímida aún y teñida de visión política. Cuesta anular las fiestas y las manifestaciones, las próximas elecciones y congresos. Las empresas no se atreven aún a permitir el teletrabajo de modo global. Están perdiendo días preciosos para impedir que se expanda la epidemia.
Pocos se toman en serio el tema. Se molestan porque no pueden ir a su partido favorito o seguir su vida habitual. Los restaurantes siguen igual de llenos que siempre, porque no sabemos renunciar a vivir compartiendo codo con codo cualquier momento de la vida. Nos cuesta dejar de saludarnos con efusividad. Somos gente de abrazos, lo cual no es malo.
Otros, los excesivos, miedosos compulsivos que enseguida entran en modo pánico, vienen asaltando el supermercado hace ya días. Los excesos de unos obligan a que otros noten una carencia de alimentos que no debieran sentir. Pocos se toman en serio la recomendación de aislarse, de quedarse en casa tranquilos, leyendo, viendo la televisión. Los corrillos para comentar lo que ocurre se dan de continuo, donde la mayoría admite sentirse bloqueado psicológicamente, imposibilitado de trabajar. La verdad es que no estamos acostumbrados a superar grandes problemas y nos bloqueamos ante la menor incidencia.
Pero sobre todo, asistimos a la pugna entre aquellos que creen que lo individual está por encima del bien publico o viceversa. Se dan muchos debates entre compañeros criticando medidas, opinando sobre si el estado tiene derecho o no para acordonar ciudades o imponer conductas. China puede aplicar estas medidas, dicen algunos, porque es una dictadura. Se olvidan de que, siendo la cultura más antigua, desde hace cuatro mil años saben que procurar por el bien de la colmena siempre es bueno para la abeja.
En fin, la vida siempre es una prueba donde cada cual muestra su educación, su solidez y entereza para superar adversidades, su comprensión del mal ajeno, su código moral y su responsabilidad frente a lo que la colectividad pide de cada uno de nosotros. En estos momentos es cuando se nota la necesidad de la filosofía, de la verdadera formación humana.

Pensamientos (3):

36. Escribir sin contenido, es como regalar una hermosa caja de navidad, adornada con lazos brillantes, pero sin bombones ni sorpresa alguna…
35. Escribir es una necesidad imperiosa que surge del interior. Expresar ideas organiza la mente y ayuda a ver de frente las propias emociones.
34. El acto de escribir nos ayuda a desvelar nuestra propia naturaleza..
33. Escribir es, algunas veces, un acto de dación, pues debemos dar no lo que nos gusta sino aquello que puede ser útil a otros…
32. Los años solo pasan para quienes gustan de estar desocupados. Quienes tienen inquietudes, sueños e ideales, los hacen fructificar.
31. La vejez comienza con la pérdida de los sueños, de la curiosidad, del afán por hacer cosas y lograr nuevas metas.
30. Leemos para descubrir la vida vista por otros ojos, a fin de contrastar nuestras opiniones baldías y llenarnos de conocimientos.
29. La lectura de un libro actuaría como un mágico imán, atrayendo ideas ajenas que habrán de alentar nuestra vida en el futuro.
28. La lectura de un libro abre nuevos surcos en nuestra mente y nos permite atisbar infinitos universos que nos aguardan en el futuro.
27. Los grandes escritores son los encargados de verticalizar el horizonte plano en que viven los hombres cotidianos.
26. La escritura no es un fin en sí misma, sino un medio de expresar aquello que surge del interior y que de otro modo se perdería en la nada.
25. Escribir es una forma de enfrentarse al mundo y a sí mismo, de aportar algo a los demás a la par que nos descubrimos entrelineas.
24. Escribir es un modo de encontrar el hilo de Ariadna que nos conecta con nuestro mundo interior, hasta lograr desenredarlo.
23. Si te asalta a diario la necesidad de escribir, ya has comenzado a recorrer un camino: construye a partir de ello una vocación.
22. En literatura, los diálogos dan realidad a los personajes, la acción impulsa al lector a hacer, las imágenes a soñar y las ideas a pensar.
21. El escritor busca con afán en la miseria y belleza de cada instante, de las personas y del mundo, para ofrecer una visión renovadora.
20. Escribir es una labor cotidiana y necesaria para aquellos que buscan siempre un nuevo horizonte que descubrir en si mismos.
19. Cuando se descubre una verdadera historia que contar, de esas que parecen tener vida propia, ella misma tira de nosotros para ver la luz.
18. La escritura actúa como una forma de introspección, de análisis profundo sobre nosotros mismos, las personas y el mundo que nos rodea.
17. Al escribir afloran de nuevo las ideas, el amor y la belleza que otros sembraron en nuestro interior.

Pensamientos (1)

Pensamientos:
6. Somos como el gato de Schrödinger. Metidos en una caja con veneno, al abrirla puede ser que estemos vivos o muertos; tenemos un 50% de probabilidades. En todo caso, dice la física cuántica que en realidad, morimos en un universo pero podemos estar vivos en otro universo paralelo: universos no visibles que tienen cierta realidad, tal vez como la tienen los sueños y la imaginación, el mundo de las ideas y de la intuición, y sin embargo no se ven, parece que no están.
Así sin más, está explicado algo tan sencillo como aquello que dicen las culturas clásicas y la reencarnación: muero en lo físico y me refugio en otras dimensiones más sutiles; me voy yendo hacia lo profundo y esencial. Tal vez te sonría desde una estrella. Esto es lo que hoy en día les contamos a los niños; claro, ellos, supuestamente  no tienen tantos conocimientos, ni trabas mentales, ni ideas hechas… de hecho, nosotros creemos que es así porque vienen al mundo como una «tabla rasa». Pero más les vale, porque así son más «sencillos» que los adultos, ven el mundo con naturalidad, sin ideas hechas, con una lógica aplastante; en cambio, nosotros seguimos creyendo que es una suerte ser adultos, porque ya tenemos las cosas más claras, aunque en realidad somos más «simples» que los niños (20/08/2019).
5. Dice un poema de Tolkien que «No todo el oro reluce, ni toda la gente errante está perdida…». Hay momentos en que el oro no reluce porque no recibe la luz del sol, porque no se muestra, o bien, nosotros no sabemos ver lo que atesora en su interior. De igual modo, hay quienes caminan, errantes, en busca de su propio ser; no están perdidos, no son meros vagabundos, pues buscan una estrella; caminan para encontrar, son peregrinos, conscientes de serlo, esperanzados en su búsqueda.
4. No trates nunca de parecer sabio cuando no lo eres; ante la mirada de aquel que lo es, seguramente acabarás pareciendo un mono de feria que salta de rama en rama persiguiendo una idea interesante. Porque una mente inquieta no siempre busca la verdad ni pretende la sabiduría, pues se satisface tan solo con el cambio. No trates nunca de parecer aquello que no eres… pues está en juego tu propia dignidad y autoestima. (11 de agosto de 2019)
 
 
3. «Feliz día para todas las mujeres-damas que luchan por mejorarse y mejorar el mundo. Que lo social avance; que sea más justo e igualitario; que el trato entre todos sea cada vez más humano y respetuoso. Pero no os deseo feliz revolución contra el sistema ni contra los hombres, sino feliz re-evolución. Sí, volver a evolucionar, una palabra ya olvidada que exige la evolución por dentro, tanto como por fuera. Solo cuando se evoluciona de verdad, de corazón, se logra transformar todo lo que hay alrededor».  (8 de marzo de 2019)
 
2. La vida es un camino que se recorre paso a paso, día a día, hasta que nos detenemos a descansar. ¡Ojalá que tu descanso sea merecido y tu viaje haya sido placentero! ¡Que tus dioses te acunen en tu seno en el último aliento!  ¡Que puedan ellos reconocerte cuando llames a su puerta con los tres golpes nítidos que suplican el conocimiento! ¡Que su luz ilumine tu mirada!  (26 de diciembre de 2018)
 
1. Aplícate a la bondad como cualidad que mantiene fértil la tierra de tu ser, siempre receptiva a toda semilla que la pueda fertilizar. Sé bondadoso, como expresión de un alma limpia, ajena a toda mancha, a la maledicencia, a las intenciones oscuras y retorcidas, al odio y la tristeza. Sé bondadoso, pues es seña de identidad de un corazón grande y noble.  Acrecienta tu bondad, que es propia de quienes se muestran satisfechos con el papel que les ha tocado vivir en la vida y, en consecuencia, son felices, alegres y expansivos. Sé lugar de acogida para otros, dación callada, simiente fraterna, entrega humilde y generosa.     (25 de noviembre de 2018)