Ya no tañe la campaña… (poema).

Sotres_Picos-de-Europa

Ya no tañe la campana…

El camino se adelgaza a lo lejos, sinuoso,

buscando la egregia muralla que encierra la aldea.

En el promontorio, un llamativo campanario de tejas oscuras

sobresale por entre las azoteas de las sombrías casas;

a su lado un esbelto ciprés acaricia el cielo brumoso y gris.

En el entumecido valle, las retamas alzan sus manos fibrosas

persiguiendo la niebla, mientras las espadañas

se cimbrean orgullosas de su esbelto talle.

El río serpentea sigiloso por entre los cañaverales

canturreando murmullos antiguos;

los rojizos campos, sedientos de gestas pasadas,

aguardaban la siembra.

A las cinco de la tarde…

cuando los campos se aletargan,

una campana olvidada tañe a muertos,

mientras la bóveda de la tarde repite su bisbiseo.

Allá arriba, en los cerros,

las encinas se encaraman a las peñas

disputándole al difunto la luz y el aire broncíneo.

A las cinco de la tarde…

cuando ya no gime la campana su desconsuelo

y la aldea huérfana se aquieta y arrellana,

las chimeneas fabrican con sus bucles de humo

historias que contarle al viento.

Tendida en el valle, descansa ya la sementera.

A lo lejos se divisan los nogales de porte majestuoso;

entre sus ramas quedan los murmullos pretéritos

que alguna vez escuchamos pronunciar al difunto.

Ya no tañe la campana…

y en el aire trenzan cintas multicolores los silencios.

Las horas, al igual que la tramontana,

empujan suavemente los recuerdos hacia el olvido.

Ya no tañe la campana…

                                                                              (Raysan).

La Filosofía, mapa para transitar por la vida. (Artículo).

La Filosofía, mapa para transitar por la vida.

Escher-No-66-Winged-Lion-1945

Dicen que la vida es aquello que sucede mientras nos empeñamos en planificar otras cosas para nuestro futuro. Ella nos depara tristezas, sinsabores y amarguras, pero también nos regala alegrías, momentos plácidos e instantes de verdadera felicidad. En el transcurso de los años, las esforzadas tareas y tensiones psicológicas, los fluctuantes estados de ánimo y las emociones desgarradoras, los vaivenes, miedos, dudas… darán paso, cuando se destile su enseñanza, a la comprensión profunda de nuestro camino.

La vida provoca todas las preguntas pero encierra en sí misma las respuestas.

Sin duda, los golpes y magulladuras que nos propina el paso del tiempo no son sino “pruebas” que nos predisponen a la comprensión profunda de la vida. De este modo, la adolescencia, con su inseguridad emocional y sus eternas dudas, no es sino el campo de batalla en que se conquista el asentamiento de nuestra personalidad. Más adelante, se pondrá a prueba la fragilidad de nuestras tibias emociones y la solidez de nuestras ideas y convicciones, aparecerán los sentimientos estables y duraderos, las alegrías y satisfacciones profundas, emprenderemos la lucha ilusionada por la consecución de nuestras metas, y llegarán o no –según encaremos las situaciones- los logros y recompensas. Y nuestro edificio se irá construyendo, poco a poco, con tesón y entusiasmo.

sueños_04Según sea la apuesta realizada será el resultado. Si hemos sabido rehuir aquello que nos emparenta con un mundo de barro, si hemos sabido renunciar a lo mezquino, lo bajo y ruin, a lo superfluo e inútil, a lo seguro e interesado pero mediocre, a lo instintivo y pasional, a los apegos y amores pequeños… y en cambio, hemos apostado por todo aquello que nos eleva hacia las estrellas, llegaremos al lugar que nos está reservado y “en donde deberíamos estar”. Pero este es el camino esforzado que requiere valentía, coraje, esfuerzo perseverante, amor y comprensión. Una comprensión profunda de lo que debemos hacer en la vida, basado en un conocimiento que nos permita desempeñarnos en las más variadas situaciones con soltura y seguridad, con fundamento…  a lo cual se le ha llamado en toda época Filosofía, porque la filosofía aporta las herramientas para conocernos a nosotros mismos, para educar el carácter y saber afrontar aquello que nos depara la vida.

De este modo podremos decir, con visos de realidad, “tengo una filosofía de la vida que me permite salir adelante”. Sin embargo, muchos hablan de la necesidad de tener una “filosofía” que avale las actuaciones a realizar (en una empresa, en un partido político, en un equipo deportivo, etcétera), pero en realidad carecen de ella –entendida como fundamento inspirador de todas sus acciones-, o tan solo la aplican de modo circunstancial. Pero filosofía es algo más que esa pobre concepción esporádica a la que recurrimos tan solo cuando la vida amenaza tormenta.

Basura electrónica_02_500x375-6441La filosofía no es un manejo de cuatro ideas o máximas expresadas por algún que otro filósofo en un momento de lucidez, sino la herramienta eficaz que nos permite alcanzar, con garantías de éxito, nuestros fines en la vida. No consiste tampoco, en tener una fortaleza o cualidad bien desarrollada (por ejemplo, la perseverancia o la amabilidad de un incansable vendedor inmobiliario), pues de nada sirve si está al servicio de una visión interesada y egoísta,  encaminada tan solo al lucro o al engaño. Es menester también, desarrollar nuestras cualidades latentes en servicio de unas ideas más profundas, honestas, rectas, humanas. Es decir:

  • que estén encaminadas hacia el bien propio pero que sepan considerar siempre el bien común (con sentido de la fraternidad, del altruismo, de la solidaridad, de la necesidad de la ayuda humanitaria y del voluntariado inegoísta, etcétera);

  • que sirvan para el progreso y el desarrollo material, pero que tenga en cuenta el desarrollo interior de las personas (dirigidas hacia lo justo, lo verdadero, lo bueno, lo bello, etcétera);

  • que cuiden del presente pero tengan visión de futuro, que velen por el momento histórico actual y el desarrollo de nuestro mundo, pero que sepan preservarlo para las generaciones futuras, a fin de que ellas puedan disfrutar de ese legado que es también un derecho que les corresponde.

Cada ser humano tiene un camino en la vida, un sentido que ha de encontrar a lo que le ocurre, y la filosofía es la comprensión profunda de la senda que ha de transitar en la vida.

Mapas antiguos_Montaje de Bankoboev.Ru_starinnye_kartyPodemos adentrarnos en el territorio inexplorado de la vida con una pobre “brújula” y una cantimplora, sin saber muy bien qué nos vamos a encontrar, o bien, podemos utilizar un “mapa” en donde aquellos que ya han explorado esos lugares nos indiquen los peligros que existen, las cautelas a tener en cuenta, las herramientas y fortalezas que debemos atesorar para salir de la intrincada selva, indemnes, airosos y triunfantes. En el camino de la vida, la filosofía es el mapa que ha de servirnos de guía en esa búsqueda interior que ha de llevarnos a nuestra realización humana.

Platón y AristótelesEn verdad, la filosofía, entendida según su concepción clásica y no como un ejercicio meramente intelectual, es “amor al conocimiento”, es búsqueda profunda de quienes se hallan enamorados de la vida y pretenden entender todos sus misterios, de quienes valoran el conocimiento por encima de cualquier otro bien, y en consecuencia, se entregan a él. Ella nos ayuda a tener criterios estables, firmes y bien fundamentados, emociones controladas y sentimientos nobles… centra nuestra mente cuando se dispersa y se diluye, traza el rumbo a seguir ante los vaivenes de la vida y nos lleva hacia la cota más alta posible de realización.

La filosofía es maestra de vida que nos enseña a conocernos, que aporta las claves para la comprensión real y formada del propio yo, de los seres humanos y de todos aquellos que pueblan la Naturaleza. Ella es… el mapa indispensable para transitar por la vida.

Ramón Sanchis Ferrándiz.

El Libro de los Baltimore – Joël Dicker (Presentación de libro).

 

Joël Dicker_Agencia EFE

Joël Dicker_Agencia EFE

Joël Dicker presenta su nueva obra, El libro de los Baltimore, de editorial Alfagüara.

El martes 24 de mayo, a las 18h, la editorial Alfagüara presentó el nuevo libro del escritor Joël Dicker, titulado El libro de los Baltimore (488 páginas, tapa dura). Para tal evento, realizado en L´Institute Français de Madrid, se contó con la presencia del prestigioso autor suizo (nacido en Ginebra en 1985), dada su implicación en divulgar la cultura francófona.

20160524_Joël Dicker_00Joël Dicker se dio a conocer en 2012, adquiriendo fama internacional cuando a sus 26 años publicó el libro La verdad sobre el caso de Harry Quebert, obra traducida a 33 idiomas que obtuvo el Premio de novela de la Academia Francesa (en 2012), cuyas ventas, en estos últimos 3 años, han superado los 3.000.000 de ejemplares. Es autor también de Los últimos días de nuestros padres, obra con la que consiguió el premio de Los libreros de Ginebra (en 2010).

Joël Dicker_03_20160524_LibroLa obra actual, afirma el autor, no pretende ser una continuación de La verdad sobre el caso de Harry Quebert, aunque reaparece su personaje Marcus Goldman. El autor nos dice que tenía una deuda con Marcus, dado que en la novela anterior no construyó un personaje con la debida profundidad, por lo que ha profundizado en sus raíces familiares y la evolución desde su infancia a la madurez.

En esta obra, ambientada en 2012, Marcus se plantea cuánto hay de cierto en la felicidad de los demás, a quienes, visto desde afuera, siempre parece que las cosas les van mejor que a nosotros. Tal es la impresión que tiene ante una rama de su familia, los Goldman de Baltimore, que ahora conoce mejor. Ha viajado allí para pasar los últimos momentos con su primo Hillel antes de que entre en prisión. A partir de aquí todo comienza a cambiar.

El autor, maestro en mantener la intriga en sus obras con varias tramas y subtramas cruzadas, afirma que El libro de los Baltimore, no es un thriller, aunque la crisis financiera provocada por la caída de la banca internacional, provoca que todo se salga de sus carriles. Las antiguas relaciones de amor y amistad, se verán trastocadas, destapándose entonces la competitividad entre los primos que antaño se llevaban bien, las envidias y recelos. Los personajes mostrarán entonces sus aspectos menos agradables, siempre caminando en el filo de la navaja. Como siempre ocurre, las situaciones extremas del exterior provocarán tensiones en la conducta interior. De nuevo, mediante los cambios cronológicos, el autor ha escrito una novela con fuerza, de intriga, un sólido drama familiar, en donde se encadenan la historia del presente (el Marcus Goldman de 2012) con otras dos historias que nos descubre el pasado (la de la infancia de su tío Saúl y su padre y la infancia y juventud de Marcus y sus primos Woody y Hillel).

Joël Dicker_04_20160524_con RS (b)A sus 30 años, Joël Dicker no se considera un escritor consumado, sino en construcción, aunque también cree que alcanzar el éxito no es sinónimo de que una obra no tenga calidad. Considera esta obra como un proceso, pues cada obra se construye de un modo diferente, artesanal, sin esquemas previos, y tratando de aprender a escribir. Afirma que no podría planificar una novela, sino que empieza a escribir tal cual, dejando volar la imaginación. Sin embargo, los personajes están ya en su cabeza y no le cuesta escribir sobre ellos, pues los conoce tanto como se conoce a los amigos; su carácter, sus reacciones, su forma de ser, son predecibles en su mente y puede reproducirlos.

Comenzó a escribir la novela de La verdad sobre el caso de Harry Quebert, sin estructurar ningún apartado, redactando 600 páginas de un tirón, pero siguiendo los consejos de un amigo, la dividió en capítulos.  En cada uno de ellos Joël Dicker propuso una idea, una recomendación sobre el arte de la escritura. Fue todo un éxito, pero afirma que la novela del siglo XXI seguramente no tiene por qué seguir los cánones y la estructura que tenían en el siglo pasado. Tal vez, nos dice, los escritores deban reunirse para intercambiar sus experiencias, encontrando una nueva forma de escribir novela, sin esquemas antiguos, con total libertad y atrevimiento… Sin duda,  tal como él escribe.

El libro mágico (Cuento).

El libro mágico.

Cuando a los siete años su padre consideró que tenía uso de razón le regaló un libro. Era un ejemplar de tapas duras y páginas amarillentas, ajado y misterioso. Este libro, dijo, me lo entregó mi padre… Y a este se lo entregó a su vez, su padre. Verás que es un libro que habla por sí solo; en cada página se condensa toda una vida. El libro se titula “El joven de carácter”.

Libros antiguos_04—Que las máximas que aquí se recogen te ayuden a convertirte en un hombre —afirmó en un tono solemne—. Son vivencias que han recopilado tus ancestros, pues eso y no otra cosa constituye un buen libro.

El niño, que apenas intuía lo que significaba la palabra máxima, lo abrió con respeto y admiración.

—Entonces, ¿aquí están las cosas que les ocurrieron a mis tíos, a mis abuelos y demás parientes?

—Sí, hijo, en este libro se hallan sus pasos, sus ilusiones y temores, aquello que aprendieron con mucho esfuerzo, a veces a golpes, cuando eran jovencitos… como tú.

Al principio, el padre leyó aquellas páginas extrañas con el hijo, unos minutos antes de dormir, en aquella duermevela en donde la conciencia aún no ha replegado sus velas y no se ha dejado llevar, río abajo, hacia el mundo invisible de los sueños. Allí, en aquellos momentos en que los buenos jardineros plantan sus mejores semillas, aquel padre amoroso sembraba en su alma aún modelable el amor y la elocuencia, el orgullo de ser y el esfuerzo, la generosidad y el pundonor, la defensa del débil y la justicia, la dación de lo que aún incluso nosotros precisamos y del afecto sincero. Pero no lo hizo con sus propias palabras, porque sabía que acaso no estuvieran a la altura de las que emplean los verdaderos pedagogos, sino con las certeras palabras de aquel libro cargado de sapiencia y de bondad.

Manuscrito antiguo_01Al mediodía, antes de comer, el padre le hacía leer una máxima en voz alta: «No huyas, ningún lugar está bastante lejos como para que puedas esconderte de ti mismo» —rezaba el libro en su primera página—. La comida era entonces reposada y reflexiva, alegre y fraterna. Las formas eran elegantes, como si aquella humilde casa fuera un pequeño palacio dorado perdido en medio de las colinas. El libro era también el castigo que el padre le imponía cuando se comportaba de un modo indebido…

—Ponte de pie y mirando a la pared y lee tu libro en voz alta, para que todos lo escuchemos. Lee como si te hablara a ti mismo, como si hubiera sido escrito para ti, que es a quién más falta le hace entender lo que dice.

Y aquel reproche sonaba a una caricia más que a una reprimenda.

Desde entonces, el libro siempre le acompañó en su vida como una reliquia. Cada noche, leía en sus páginas la luz eterna que alumbró a otros seres, las sombras que les persiguieron y su capacidad de revertirlas en momentos inspiradores. Pero a medida que fue creciendo y su padre dejó de guiar sus pasos, las lecturas se fueron espaciando. Lejos de la casa familiar, el tumulto de la vida, los continuos viajes, le alejaron de aquella meditación profunda.

Manuscritos antiguos_10_Virgilio romanaEntonces, las páginas de aquel enigmático libro se fueron difuminando y las letras quedaron disgregadas e ilegibles; quedaron tan solo algunas palabras dispersas, de modo que el trazado de las líneas ya no era congruente. El viejo libro de páginas deslucidas quedó sobre su anaquel, durmiendo el sueño de los justos; el carácter ya no era un objeto de culto sino un recuerdo que agobiaba su mente.

Vinieron los años en que la conciencia se atenúa y dispersa con el quehacer diario, pero tal como indica la ley de la vida, pasaron. Un tiempo después, la vida le regaló con la dádiva excelsa de un hijo. Entonces comprendió que él no podía permitir que su hijo floreciera cada día sin los cuidados de un buen jardinero.

Rescató su libro y quiso leer en sus páginas en blanco, pero ya no era posible. Se sentó, sin embargo, ante sus páginas cada atardecer durante algunos minutos. Contempló con detenimiento sus páginas impolutas cada noche, meditando sobre los acontecimientos de su vida. Poco a poco, su mente retornó a la pujanza interior que antaño tuvo y sin proponérselo fue recordando las antiguas máximas, aquellas que escondían los rostros expectantes de sus antepasados.

Y las ideas, debidamente requeridas, retornaron poco a poco de aquel lugar en que duermen un sueño sin ensueños, una duermevela que les mantiene expectantes ante los anhelos de los hombres. Primero se acercaron, un tanto temerosas, las más vivaces y curiosas; al tiempo, como si fueran racimos que tiran unas de otras, aparecieron aquellas que sustentaban las máximas eternas que siempre alumbraron al hombre, señoriales y egregias. Entonces reclamaron su sitial preferente en la bóveda insomne de la conciencia.

 

Lo visible y lo invisible (Reflexión filosófica).

Lo visible y lo invisible.

Artículo de Raysan publicado por la Revista Esfinge Digital, en el año 2006.

sueños_06En nuestros días se están impregnando los seres humanos de la idea de que toda la vida gira en torno a lo que resulta visible. Lo que no es visible no existe.

Evidentemente esta idea, difundida interesadamente por aquellos a los que beneficia, está carente del más elemental sentido común. A nadie se le ocurriría negar la existencia de la amistad, por ejemplo, cuando es notorio que su esencia es invisible e intangible. Y al igual que la amistad, el cariño, el amor, el juego, la envidia, la mentira, la honradez, la educación, la salud, la fuerza, la alegría, la tristeza, la música, la armonía, el equilibrio, y tantas otras cosas que se nos puedan ocurrir.

“Una imagen vale más que mil palabras”, es el lema. Si no se ve no me hables de ello… Enséñamelo, y lo entenderé.

Universo_04Y, curiosamente, lo realmente existente es “lo invisible”, dado que una misma cosa “visible” no es percibida de igual modo por dos personas diferentes, es decir, no es la misma cosa para dos personas, ya que su comprensión, el significado y la impresión que nos provoca tal cosa puede ser completamente distinta para cada una de esas personas. Por tanto, el elemento material visible no es en realidad tan determinante, sino tan solo el soporte de algo esencial que puede ser captado de muchas maneras por un ser humano.

Así, tal como ya expresara Antoine de Saint-Exupéry en su obra El principito, lo que realmente importa y tiene realidad no es visible, ni siquiera captado por ningún sentido de los que disponemos… Sólo a través de nuestras capacidades internas, igualmente invisibles, somos capaces de entender y comprender el universo, igual y felizmente invisible. 

Estupor y temblores. Reseña literaria.

Esta reseña literaria, realizada por la escritora Inmaculada Marroquín, que se ha formado en el Taller de escritura de El Libro Durmiente, es a mi entender un modelo de síntesis y de visión profunda de la esencia de un libro. Añado a continuación el contenido del blog de ELD en donde apareció: 

http://ellibrodurmiente.org/estupor-y-temblores-amelie-nothomb/

Estupor y temblores – Amélie Nothomb

Reseña realizada por Inmaculada Marroquín:

estupor_temblores_nothomb
La relación de poder entre humanos es el tema central de esta novela de Amélie Nothomb y uno de los favoritos de la autora. Con estupor y temblores, título extraño donde los haya, debían presentarse los súbditos ante el emperador del Sol Naciente y con ese mismo protocolo la protagonista se despide de su superiora la señorita Mori, después de pasar doce meses en la multinacional japonesa Yumimoto.
Con hilarante crueldad describe la relación profesional que mantiene Amélie, una joven de origen belga de 22 años, empleada en el departamento de contabilidad de la compañía, con sus superiores: “El señor Haneda, que era el superior del señor Omochi, que era  el superior del señor Saito, que era el superior de la señorita Mori, que era mi superiora”. Contratada, supuestamente, por sus conocimientos del japonés y de la cultura occidental, su trabajo no va a resultar fácil, por ser mujer y por ser extranjera. Parece incluso, que a sus superiores les cuesta encontrar en qué ocuparla. Obligada primero a no entender japonés –su segunda lengua-, constreñida a trabajos absurdos –fotocopiar una y otra vez con precisión milimétrica el reglamento del club de golf de uno de sus superiores-, enfrentada a órdenes irracionales que no entiende, castigada por su competencia y declarada culpable del grave crimen de iniciativa, su  degradación no cesa: de la contabilidad a cambiar las hojas del calendario y servir el café, hasta el mantenimiento de los servicios de la planta cuarenta y cuatro.
Con ese trasfondo y mientras transcurre el año en Yumimoto, la protagonista entabla dos extrañas relaciones, la primera con su inmediata superiora por la que se siente una morbosa fascinación; y la segunda con el gran ventanal de los servicios de señoras por el que imagina lanzarse al vacío y diluirse en la gran ciudad.
La joven Amélie podría haberse despedido por las mortificaciones sufridas, pero en un intento de comportarse como lo haría una japonesa y evitar el deshonor que ello conlleva, toma la decisión de resistir y de paso devolverle la humillación a su inmediata superiora.
Un libro fascinante que se lee de un tirón, donde, con fina ironía y gran lucidez, la autora nos desgrana los recovecos más obscuros y sórdidos de las relaciones profesionales en una multinacional nipona: la jerarquía es lo primero y obedecer lo segundo. Cualquier intento de destacar o de individualismo es considerado como un acto de sabotaje a la empresa quien exige de sus empleados sumisión absoluta.
Nothomb plantea una demoledora visión de la sociedad japonesa rígida y constreñida, aterrorizada por la posibilidad de incomodar al otro y donde, además,  ser mujer es un gran inconveniente: “No: si por algo merece ser admirada la japonesa –y merece serlo- es porque no se suicida. Conspiran contra su ideal desde su más tierna infancia. Moldean su cerebro: «Si a los veinticinco años todavía no te has casado, tendrás una buena razón para sentirte avergonzada», «si sonríes perderás tu distinción», «si tu tono expresa algún sentimiento te convertirás en una persona vulgar», «si mencionas la existencia de un solo pelo sobre tu cuerpo, te convertirás en un ser inmundo»….Me resultaría imposible enumerar todas tus obligaciones, ya que no existe un minuto de tu vida que no esté regido por alguna de ellas.”
Amélie Nothomb, nació en Kobe (Japón) en 1967. Hija de diplomático belga creció en China, Estados Unidos, Birmania y  Bangladés. Volvió a Bélgica a los 17 años donde estudió en la Universidad Libre de Bruselas. Posteriormente regresó a Japón a trabajar como intérprete en una multinacional. Retorno finalmente a Europa dedicándose exclusivamente a la escritura. En la actualidad vive en París. Su primera novela Higiene del asesino, la convirtió en estrella de la noche a la mañana. Con Estupor y temblores fue Gran Premio de la Academia Francesa y Premio Internet. Es una de las autoras en lengua francesa más popular y con mayor proyección internacional. Destacan entre otras: Ni de Eva ni de Adán, Matar al padre, Ordeno y mando, Viaje de invierno…  En 2006 recibió el Premio Cultural Leteo, y en 2008 el Gran Premio Jean Giono, ambas por el conjunto de su obra.
En 2016 la editorial anagrama ha publicado su, hasta ahora, última novela: Pétronille.

Presentación del libro “El Arte de ser escritor”.

“El arte de ser escritor” de Ramón Sanchis Ferrándiz – 6 de mayo de 2016

Crónica de Maria Ángeles Álvarez, publicada en el blog de El Libro Durmiente el 9 mayo, 2016.

Presentación del libro editado por Librando Mundos en diciembre de 2015.

 

ramon sanchis sala eld 1

El pasado día 6 de mayo de 2016, tuvo lugar la presentación, en el Centro Imaginalia de Alicante, del Libro “El arte de ser escritor”, del autor Ramón Sanchis Ferrándiz, alicantino de nacimiento y madrileño de adopción, que habitualmente usa el pseudónimo Raysan.
En la presentación, Ramón Sanchis estuvo acompañado por Marcos Rodes, miembro fundador del Club de Lectura “El Libro Durmiente”. Tras una breve introducción de la mano de Begoña Benito, en la que ésta resumió la trayectoria literaria de Ramón Sanchis, no solo como escritor y miembro de diferentes foros culturales y literarios, sino también como profesor de diversos talleres de escritura creativa -entre ellos el Taller de Escritura Creativa “El Libro Durmiente”-, dio inicio a una charla coloquio con el escritor, que nos condujo de forma sutil, pero certera, desde sus inicios en el mundo de la escritura hasta su culminación con esta obra.
Para Ramón Sanchis, escribir es “una necesidad que surge del alma, de dentro, y que no se puede evitar”. Estas palabras dejan a la luz la emoción que el escritor siente cuando trabaja en su obra, ya sea un relato corto, una poesía o una novela. Una necesidad vital que Ramón Sanchis supo describir con palabras bellas y rotundas a lo largo del acto.
En su diálogo con Marcos Rodes nos dijo que, desde siempre, supo que quería ser escritor, pese a que la vida y las circunstancias lo llevaron a dedicarse a una disciplina científica que, en principio, poco o nada tenía que ver con la literatura. Hombre de humanidades, en cuyo corazón arraiga con fuerza la filosofía, nos explicó que, en realidad, no deberíamos hablar de dicotomía entre ciencias y humanidades, pues ambas son necesarias, e incluso complementarias, en la formación del alma humana.
Tomando como referencia un antiguo mito, nos habló del arco iris, elemento que une cielo y tierra. Quien vive en él se encuentra en medio de los dos mundos y eso es lo que le permite ver y conocer ambos. Ello no viene sino a enriquecer al hombre, al escritor, que sabe de uno y de otro. Como bien dijo Ramón Sanchis, al final son cosas que no se pueden separar.
“El arte de ser escritor” es un manual que se compone de dos tomos: el primero, dedicado a la “Escritura creativa”, nos revela los pasos fundamentales de la creación literaria; las diferentes formas de narración; la estructura narrativa; los personajes; los estilos…, en definitiva, los “trucos” que emplean los escritores. El segundo, “Técnicas”, tiene por objeto enseñarnos a todos las técnicas necesarias para poder escribir bien. No basta que surja una idea, que crezca en el interior del escritor, sino que, a fin de que llegue a los lectores es imprescindible saber cómo expresarla, cómo plasmarla correctamente sobre el papel. Y ahí es donde tienen un cometido esencial las técnicas de escritura.
Algo que a algunos puede parecer insignificante, como conocer bien la ortografía, los signos de puntuación, el uso de los verbos, el correcto empleo del lenguaje al fin y al cabo, es, no obstante, fundamental para que el escritor logre transmitir al público aquello que quiere decir.
De ahí que, cuando Ramón Sanchis se encontraba trabajando en el primer volumen que, inicialmente iba a ser único, se dio cuenta de que no era bastante, de que debía ir más allá y completar esta obra con un segundo volumen encaminado a instruirnos sobre las técnicas del lenguaje escrito.
ramon sanchis alumnos eld

Al hilo de la cuestión planteada por Marcos Rodes, Ramón Sanchis nos expuso las cosas que, según él considera y que, desde luego puedo decir sin temor a equivocarme, los allí presentes compartimos, nos aporta aprender a escribir. Entre ellas, “aprender a estructurar nuestras ideas”, algo tan valioso no solo en la creación literaria, sino en cualquier faceta de la vida; “a afinar criterios, a obtener una visión amplia, rica y profunda del mundo”. Eso y mucho más es lo que nos proporciona aprender a escribir.
Tras esta enriquecedora charla, el autor respondió a las preguntas de los presentes, durante las que señaló que no hay un orden establecido para leer los dos tomos que componen su manual, aunque el orden natural, en todo caso, sería el que consta en ellos, para ir aprendiendo paso a paso.
De este intercambio con el público, podríamos quedarnos con una frase de Ramón Sanchis contestando a una cuestión planteada por uno de los asistentes: “El escritor juega con los cinco sentidos porque el mundo suena y hay que captar los sonidos, las imágenes, las texturas, para poder mostrárselo al lector…”. Algo que define muy bien el modo de crear de este autor.
Para finalizar, Marcos Rodes quiso que Ramón Sanchis nos explicara, a modo de reflexión, las razones por las que un lector, que todavía no es un escritor en ciernes y, tal vez no se ha planteado serlo, debería leer “El arte de ser escritor”. Ante tal cuestión, el autor puso de manifiesto que este manual es también una herramienta para que el lector entienda los “trucos” de los escritores, de los que hablaba al comienzo de la presentación, además de lograr enriquecer su lectura de los libros.
Por último, destacar una frase de Ramón Sanchis que repite a menudo a sus alumnos del taller de escritura creativa y que resume de forma magnífica la calidad literaria a la par que pedagógica de nuestro escritor y profesor: “Hay que escribir con contenido, aportar mensajes. Un escritor se tiene que distinguir de un juntapalabras que tan solo agrupa de un modo atractivo las palabras”.
Tras la charla presentación, el autor dedicó los libros a sus lectores, después de lo cual los alumnos del taller de escritura que asistimos al acto nos fotografiamos con nuestro maestro Ramón, para así tener un recuerdo gráfico de tan instructivo y cálido acto.

El arte de ser escritor – Presentación de libro.

El arte de ser escritor – Ramón Sanchis Ferrándiz

el arte de ser escritor

TÍTULOS DE LAS OBRAS: El arte de ser escritor. EL último manual de escritura. TOMO 1: Escritura Creativa. TOMO 2: Técnicas de Escritura.

AUTOR: Ramón Sanchis Ferrándiz.

EDITORIAL: LIBRANDO MUNDOS SC.

AÑO DE EDICIÓN: diciembre 2015.

ISBN Nº.: 9788494477317  /  9788494477300.

Nº DE PÁGINAS: 296  / 319.

TEMÁTICA: Literatura española.

El arte de ser escritor se compone de dos tomos, los cuales incorporan como subtítulos: El último manual de Escritura Creativa(tomo 1) y Técnicas en su segundo volumen. El primer libro se estructura en treinta y dos temas dedicados a la escritura creativa más un anexo que incluye cuarenta y dos ejercicios de redacción. El tomo segundo, dedicado a las técnicas de escritura, se divide en veintitrés capítulos, más treinta y dos prácticas propuestas para asentar los conocimientos adquiridos en la parte teórica de los contenidos. En conjunto, un compendio de conocimientos útiles para lectores críticos y escritores noveles desarrollado en 615 páginas. La presentación amena de las explicaciones vertidas en cada apartado hace de esta obra un manual con el que se disfruta mientras se aprende.

La exposición de los temas se complementa con citas y una selección de textos cuyo origen se encuentran repartidos entre escritores de reconocido prestigio, autores cuyas novelas se han convertido en bestsellers  y otros pertenecientes a los alumnos de las diferentes ediciones del Taller de Escritura Creativa de El Libro Durmiente. Ramón Sanchis se ha mantenido al margen de prejuicios sin realizar cesiones a quienes se arroban el derecho de valorar qué obra es de calidad y cuál otra debe ser rechazada. Cuando se trata de ilustrar un contenido teórico, igual cita a Cervantes, Dostoievski, Tolstoi,  Shakespeare, Antonio Muñoz Molina, Don Brown, Joël Dicker o a alguno de sus alumnos, siempre que el texto ayude en la exposición del tema.

La lectura de estos tomos se puede realizar seleccionando los temas según criterios de preferencia o de forma íntegra (es aconsejable esta segunda opción), prestando atención a los conceptos e ideas que nos despiertan el interés. A continuación, conviene ubicarlos en un lugar accesible de la estantería donde recurrir en caso de duda. De tal forma, dispondremos en nuestra biblioteca de un preciado manual de consulta sobre cuestiones de estilo, recursos y técnica de escritura.

Es una obra total, una recopilación de los saberes requeridos para iniciarse con garantías y rigor en la escritura. Lo único que no aporta es el talento personal de cada uno: “… siempre se podrá mejorar la manera de escribir, aunque hay un sello personal en cada ser que difícilmente puede alterarse”.

Es también una obra valiosa para quien desea convertirse en un lector con criterio que aspira reconocer las bondades de un escrito. Se trata de un salto cualitativo que va más allá de la lectura pasiva que se realiza, tan solo, por entretenimiento. La lectura comprensiva de este manual capacita para identificar el tipo de narrador, la cualidad de un personaje, la estructura de la trama, reconocer la belleza estética de sus figuras literarias, identificar el tema y explicar, a la vez que explicarse con claridad, el argumento de una obra.

El Libro Durmiente ocupa un lugar destacado en esta obra. Ramón Sanchis ha contribuido significativamente en su desarrollo y, de forma simbiótica, se ha nutrido de experiencias y saberes literarios que, con posterioridad, ha sabido utilizar en los contenidos del manual.

Ramón ha volcado su experiencia y conocimientos en cada tema. En la obra es el profesor el que habla-escribe y el alumno el que escucha la lección mientras lee. En ocasiones se atisba al maestro solícito y atento que aconseja a su discípulo. Como podrá comprobar el lector, este manual no está escrito por un preceptor de lengua sino por el profesor de un taller de escritura. Atendiendo a la dimensión poliédrica del autor (cuya formación e intereses aúnan las facetas científicas y humanistas), en el presente manual encontramos:

  • Su naturaleza filosófica, cuando aboga por el compromiso y profundidad de ideas exigible al escritor en sus expresiones literarias.

  • Su condición técnico-científica, observable en la estructuración y composición de los temas, en su agrupamiento por materias similares, así como en el estilo descriptivo y expositivo que busca la precisión y claridad de sus explicaciones.

  • En su vertiente didáctica, nos encontramos al profesor que explica de manera comprensible los temas más arduos, mostrando al lector lo más significativo de cada materia. De tal forma, el lector-alumno puede seguir las clases a su ritmo según su disponibilidad de tiempo e intereses.

  • De su cualidad literaria destacamos su estilo sencillo y directo en el que cada palabra se inserta en el conjunto con la precisión de un relojero, logrando que su lectura sea ágil y entretenida.

????????????????

Estética sin ética no es una opción para el autor. Ramón Sanchis impele a sus alumnos a que elijan adecuadamente cada palabra de su biografía para convertirse en buenos escritores y mejores personas: “…desde nuestro enfoque humanista creemos que el escritor debe estar comprometido con el ser humano y la Naturaleza, con su tiempo histórico y sus gentes, tanto como ha de estar comprometido consigo mismo y los valores éticos”.

Sobre el vasto contenido de ambos volúmenes no es posible entrar en detalle dada la extensión de este artículo. Aún con todo, presentaremos algunos de los temas que en ellos concurren anhelando despertar el interés por su lectura.

Tomo 1

Este volumen está dedicado a las técnicas de escritura creativa y en él se analizan las técnicas narrativas: “la descripción, la creación de atmósferas y personajes, los tipos de narrador y sus puntos de vista; las diferencias entre relato, cuento y novela; el ritmo y el tono narrativo; la escena, la acción, los saltos temporales y reflexiones; el suspense y la intriga…”

En la “Introducción”,  así como en el Tema 1 “El arte de escribir” y en el 31 “El escritor comprometido” Ramón Sanchis sintetiza sus fundamentos acerca del noble arte de la escritura. Son sus capítulos más personales, imprescindibles si se quiere conocer al autor.

El apartado segundo de la Introducción del Tomo 1 (y más tarde en los Temas 3 “Uso inapropiado del lenguaje (I)” y 4 “Uso inapropiado del lenguaje (II)” del Tomo2) lo dedica a los “Errores frecuentes al escribir”. Es posible que, tras su lectura, el escritor novel sienta un cierto estupor: ¡No sé escribir! ¡Cuántos errores cometo! ¡Esto es muy difícil! En este punto se empieza a tomar contacto con la realidad, a la vez que permite esclarecer si el deseo de convertirse en escritor corresponde a un arrebato pasajero o representa un motivo existencial. En el segundo caso, se despierta un denodado ahínco por superar las propias limitaciones sabedores de que lo bueno está por llegar.

Tomo 2

Dedicado a las técnicas de escritura: “… se expone el modo en que se ha de planificar un escrito y su presentación ante una editorial, la estructura de frases y párrafos, el uso adecuado de conectores, verbos y signos de puntuación. Se analizan los errores frecuentes y usos incorrectos del lenguaje, los tipos de textos…”

En el Tema 1 del Tomo II “Planificar un escrito”, nos encontramos al autor metódico que plantea los elementos para la construcción de una estructura literaria sólida, capaz de soportar los vaivenes de la inspiración y las ausencias de las escurridizas musas.

El profesor insiste, reiteradamente, en que el estilo debe ser cuidado, sencillo, elegante y directo, aún se trate de un ensayo. Siendo así, podemos decir que Ramón predica con el ejemplo. Incluso en el Tomo 2, en el que se sirve de un lenguaje descriptivo y expositivo, se observa el esmero en las palabras elegidas en cada una de sus frases.

Muchos de los temas, en especial de este segundo tomo, sirven para actualizar conocimientos. Hay conceptos que se dominan de forma implícita aunque, probablemente, se habrán olvidado sus fundamentaciones teóricas. Releerlos ahora representa una ocasión para incorporar herramientas útiles, del tipo que hacen la vida (y sus escritos), más fácil.

Si existe un tema que resulta de especial importancia para los escritores noveles es el número 23 “El escritor y la editorial”. El contenido de este capítulo bien podría ser el propio de una Master Class impartida en el marco del Taller de Escritura. Leerlo, ahorrará esfuerzos y sinsabores innecesarios.

Cabría terminar el análisis de esta obra con una breve semblanza del autor. Quienes hemos compartido conversaciones, anhelos y proyectos con Ramón Sanchis sabemos de su inagotable generosidad. Esta obra es el resultado de sacrificar tiempo a asuntos personales, de reducir las horas de descanso y aminorar la ocupación en otros divinos ocios. Antes que el reconocimiento personal, Ramón ha estado animado por el ideal de una Escuela de Autores que pueda replicarse en otras ciudades. Para ello, para ellos, queda ahora este manual. Gracias por tus clases, por tus incontables idas y venidas entre Madrid y Alicante, por tus desvelos e interés mostrado por cada uno de tus alumnos, en el afán de que lleguen a convertirse en la mejor versión (personal y literaria) de sí mismos.

(http://ellibrodurmiente.org/el-arte-de-ser-escritor-ramon-sanchis-ferrandiz/)

¿Se mueve la Tierra?

¿Se mueve la tierra?

Autor: Ramón Sanchis Ferrándiz. Publicado en “Revista Esfinge”, en noviembre de 2000.

 La Tierra (1)A menudo vengo aquí, me asomo y contemplo a los poetas que con sus odas tratan de atrapar la luna ignorando totalmente lo que dicen. Contemplo a los artistas tratando de hacer surgir, en el lienzo o de la dura piedra, la verdad que encierra la materia y el espíritu dormido en ella. A los pensadores y a los científicos en busca de la piedra filosofal: corren como hormigas en pos de una idea, pasan sus noches a duermevela, calculan hasta en sueños, miran las estrellas, excavan las profundidades de la tierra, inventan globos o sondas marinas, queriendo ver siempre…¡un poco más allá!

Antes venía cada cuanto, pero sus infructuosas búsquedas y algaradas han ido logrando que me desperece apenas cada último cuarto de siglo para echar una mirada sobre la Tierra. Algunos dicen de mí que soy como el espíritu de los avances, para otros soy el aliento del idealista, ¡bah!.., y tantas otras cosas que no atinan a describir bien ni ellos mismos. Para algunos soy como un ángel guardián, como el ojo que siempre vela en la noche observando la evolución de los hombres, pero entrando ya en estos terrenos mistéricos habré de callar.., que piensen lo que se les antoje, porque como alguien dijo hace ya cien años viendo la vida con ojos de pequeño príncipe, “lo esencial es invisible a los ojos”. Yo, como alma del planeta, como Espíritu Regente de la Tierra no diré mas sobre mí, los que saben ya me conocen.

— Todos los seres que habitan sobre mi piel creen saber suficientemente lo que es esta vieja cáscara que se llama Tierra; todos opinan, pero pocos conocen, muchos observan, pero pocos ven.

Hace ya un siglo que vine a ver a los mortales correr en pos del saber. Andaban inmersos en cosas extrañas, pero alguno de sus relatos me atrapó…

Parece ser que algún autor reparó en que no siempre me he estado quieta. Algunos geólogos se dieron cuenta de que la flora y la fauna fosilizadas halladas en los polos a veces respondían a climas tropicales, y que bajo los hielos, en el ártico, se hallaban preciosos corales extintos desde hace muchos milenios, propios tan sólo de mares cálidos. Comenzaron a balbucear que aquello no tenía lógica, que era imposible que los polos cambiaran habitualmente de un lugar a otro.

— ¡Pobres humanos!, siempre he dejado huellas que delatan que las cosas no son tan casuales como parecen. Como espíritu algo travieso siempre he dejado caer de mis bolsillos algunas perlas capciosas para azuzar el espíritu de los buscadores inquietos, pero algunas veces pasan desapercibidas durante siglos; ¡he de estar alerta!, tal vez me estoy haciendo vieja sin saberlo.

Antártida (1)Bajo los hielos de la Antártida hollaron los hombres hasta hallar tierras de franjas diversas. Aprendieron a leer en cada franja de distintos colores como en los anillos de los árboles. Hallaron pruebas de la antigua existencia de un cálido mar, de hojas y tallos fosilizados, de antiguos helechos y floras tropicales. Antaño, entre los pasados 6.000 a 15.000 años, hubo allí una tierra cálida, emergida y libre de hielos, y las tierras coloreadas eran testigos.

— A comienzos del siglo pasado los científicos dieron los primeros pasos para desvelar mi misterio, y poco a poco fueron descubriendo cómo se muda la faz del planeta. Cuando el hombre se convierte en buscador, ante la agudeza de una ciencia pujante, difícilmente puedo guardar mis secretos por mucho tiempo… Pero los sedimentos, posados en capas como hojas del libro de la Tierra, me delatan.

En las islas del ártico, como Spitzbergen y la Isla del Oso, en la parte norte de Siberia, que hoy tan solo disfrutan de luz la mitad del año, se hallaron restos de helechos, de cipreses, avellanos, robles, plátanos, de lirios acuáticos posados sobre plácidas corrientes de agua, y hasta de un Ichtiosaurus, propios de un clima de zonas mas cálidas donde hoy predominan los hielos y la soledad.

Neandertales_01También en Ellesmere, la fría isla cercana a Groenlandia, se hallaron corales y restos de los primeros anfibios, en zonas cubiertas antiguamente por lagos, cuyas márgenes estaban plagadas de juncos, abedules, álamos, pinos y abetos. Enormes reptiles fósiles aparecieron a lo largo del río Dvina de Rusia, dentro del círculo polar, y restos de animales ya extintos se hallaron intactos bajo los hielos, atrapados en el lodo de antiguos ríos, como el célebre mamut de Beresovka, en Siberia, y murieron de súbito, masticando aún hierbas y arbustos propios de un clima más cálido que varió en cuestión de segundos.

Se hallaron pruebas de desiertos fósiles en mitad de Inglaterra, de mares situados en donde hay actualmente grandes desiertos, como el Sahara, y las evidencias de que el Mar Mediterráneo, crisol de pueblos y civilizaciones, fue en su día una fosa reseca a 3000 m. bajo el nivel del mar, hasta que éste, saltando la barrera entonces cerrada del estrecho de Gibraltar, lo anegó con ímpetu en una catarata cien veces mayor que las actualmente conocidas, hace ya más de 5 millones de años.

— Ya veis, he sufrido terribles enfriamientos que han cubierto mi corteza de paralizantes hielos, y febriles convulsiones internas de magnitudes terribles. He cambiado mucho, el tiempo y los embates del clima han dejado sus marcas en mi piel. Las estaciones me combaten con fiereza, tanto como yo las he alterado…

Deriva de los Continentes_01Cuando Wegener se atrevió a afirmar que los continentes tal vez pudieran desplazarse sobre un fondo de materiales menos viscosos, y por tanto más plásticos y fluidos que constituyen el “manto” aparecieron múltiples voces discrepantes. ¿Cómo podrían desplazarse los continentes si los fondos marinos, lejos de ser llanuras, se encuentran plagados de montañas?

Pero si los continentes se habían desplazado años atrás, no sólo debían encajar en cuanto a su forma, lo que viendo un mapa se apreciaba a primera vista, sino en las plataformas continentales hundidas cientos de metros bajo el mar, en su flora y fauna fósiles, y en los componentes químicos y minerales de sus rocas y estratos a uno y otro lado del mar. Y acertaron: las pruebas estaban aún presentes sobre la demudada y maltrecha piel del planeta, y los geólogos hallaron en zonas bien distantes rocas similares y pudieron interpretar mi atormentada vida.

— Las pistas que dejé eran firmes y pronto pudieron reconstruir mi pasado. Hace más de 200 millones de años los diversos continentes se agrupaban formando una única masa, a la que vosotros llamáis “Pangea”, que pronto comenzó a fragmentarse. Se desgajó de mí hacia el norte una parte llamada Laurasia y hacia el sur Gondwana. Pronto dieron retoños ellas mismas y se fueron conformando los continentes que ahora conocéis.

Sí, Wegener tenía razón, mi corteza se desplaza poco a poco, a razón de unos centímetros por año. Aún no he aprendido a frenar los efectos de mi propia rotación. Yo también debo cumplir las leyes de la danza cósmica: Todo fluye, todo se transforma y renueva, en un eterno ritmo de vida.

La ciencia continuó sus avances, y los geólogos se adentraron también en el mar. Hess comprobó en 1960 cómo ciertos sedimentos del fondo marino se desplazaban con el tiempo alejándose de las dorsales. Allí en el fondo de las grandes cadenas montañosas, las dorsales oceánicas, vieron las suturas abiertas de la Tierra, y el magma que procedente de su interior surgía a veces virulento. Allí, en las profundidades abisales, se descubrió que calladamente se producía más corteza y surgía pujante del fondo ígneo. Esta nueva corteza empujaba los fondos marinos que se expandían lejos de la dorsal.

— Al parecer comenzaban a advertir mis movimientos; ¿comenzarían también a considerarme como algo más que una mera corteza reseca? No sólo se admitía por fin que la corteza de la Tierra se movía, sino que descubrieron otro de mis más ocultos secretos.

Al observar el magnetismo de las rocas en expansión del fondo marino, los geólogos comprobaron que el magma que surgía en el fondo del mar se solidificaba rápidamente, y sus componentes se orientaban según el polo magnético vigente. Esta orientación de las rocas permitía descubrir la dirección en la que se hallaba el polo norte cuando se formaron, pero pronto hallaron con sorpresa que periódicamente había ido variando. Esto permitía afirmar por un lado que el fondo del mar se había movido, pero si unas veces el polo se hallaba próximo a Groenlandia, otras en el Ecuador o en la Patagonia, tenía que haber otra explicación. Si el polo al que se orientaban las rocas ígneas estaba en otro lugar cuando se formaron ¿qué había ocurrido?

Para unos ésta seguirá siendo una prueba del posible vuelco del eje de la Tierra. Para otros, en cambio, si rocas de la misma antigüedad en puntos muy diversos del planeta marcaban la existencia del polo en lugares dispersos y diferentes al actual, era una prueba evidente -si el polo debía ser único- de que los continentes se habían desplazado relativamente con el tiempo.

Se esbozaron planos que a modo de un puzzle mostraron cómo debían situarse los continentes para que los restos de antiguos polos magnéticos coincidieran. Y se descubrió el viaje que desde tiempo inmemorial han realizado los continentes, como si cabalgaran a grupas de un tramo de corteza rígida al que los científicos llamaron “placas”.

En el fondo del mar se producía corteza, pero ¿habría otro lugar por donde se destruía, por donde desaparecía? Pronto se hallaron zonas en que unas placas se alejaban de otras, y otras en que al chocar una de ellas se sumergía bajo la más compacta incrustándose en las profundidades del manto.

— Actualmente los científicos ya conocen que mi piel es como una pelota de cuero cosida, siendo las placas como cáscaras que se empujan. Cuando se enfrentan mis hijos, los continentes, con la lanza en la mano y protegidos con sus pesados escudos, en sus terribles choques uno de ellos inclina la cerviz sumiso, o se repliega sobre sí mismo. Atlas se eleva hacia el cielo sosteniendo la bóveda del mundo, Europa y Asia se enfrentan dando lugar a los Urales, se encastra la India contra el resto del continente asiático como un toro furioso y lo desgarra y levanta dando lugar al techo del mundo…

Placas Tectónicas 01Las altivas placas que se enfrentan dispuestas a vencer en sus choques producen la terca elevación de las montañas, las placas sumisas o que son vencidas se hunden en los fondos magmáticos del manto, dando lugar en sus empujes y fricciones a seísmos profundos y fracturas superficiales por las que accede el magma al exterior, dejando tras de sí cadenas montañosas a lo largo de la costa, o un rastro de emergidas islas volcánicas que son puertas abiertas hacia el fondo de las entrañas de la Tierra.

— Volcanes y seísmos se hallan ocultamente enlazados. Las fracturas que se provocan con el choque de las placas crean grietas y fisuras por donde ascienden raudos la lava y los gases, son puertas a los submundos que escondo.

Gea, vuestra madre, es el gran misterio que espera dormido que lo descubráis.

VolcánCada vez que surge del fondo de mí un volcán, no lo temáis, él trae la dicha de la renovación. Los nuevos aportes darán lugar a rocas nuevas, jóvenes y pujantes. Los sedimentos posados en el fondo de los mares por los ríos, se internalizarán poco a poco y se rejuvenecerán. Los seísmos disipan y alivian las tensiones que cruzan mi interior, redistribuyen energías y las recombinan.

Mi evolución como planeta es silenciosa, pero imparable. Los mecanismos ocultos que permiten mi renovación son necesarios, y es la forma en la que afronto una respuesta ante el entorno. Detrás de una aparente mecanicidad, hay algo natural, simple y profundo.

Debo confesar que siempre hay una carta que escondo, un secreto que retengo, un enigma que siempre ha de quedar más allá de las comunes aspiraciones, para que el ser humano crezca al ir en pos de lo desconocido.

Conozco a los humanos desde que despertaron, pero desde que creen haber tomado uso de razón los observo cada vez con mayor cautela. Para algunos científicos soy tan sólo un hermoso mecanismo natural, para otros comienzo a ser no tan sólo un planeta sino algo más que apenas atisban y a lo que llaman “Gea”, la madre Tierra.

Tal vez sea esta una apreciación subjetiva del hombre, que pretende que los mecanismos naturales que hacen perdurar la vida pudieran tener una conciencia oculta que los animase. Tal vez sea ésta una necesidad interna que nos evita ver tan sólo mecanismos que son demasiado perfectos como para ser considerados como meros efectos fisicoquímicos…

La Tierra (2)Pero sea como fuere, la ciencia, a pesar de sopesar tan sólo mecanismos y reacciones naturales, nos predispone cada vez más a ver a través de su ventana el mundo, con la ilusión del descubridor, con la capacidad de asombro intacta, con la reverente humildad de quien sabe que siempre hay un velo más que descorrer, un enigma más que comprender, porque la vida, siendo bella, es tan sólo parte de algo más inabarcable, que me limitaré a llamar como se suele hacer.., la Naturaleza.

La perfección con que la Vida construye sus mecanismos de defensa y de subsistencia delatan siempre, ante los ojos despiertos, algo invisible que la alienta, se llame como se llame…

Educar para la tolerancia

EDUCAR PARA LA TOLERANCIA.  

Este es el desarrollo de una conferencia dictada por el autor en la ciudad de Santander, en 1997, publicada posteriormente en el libro “Los peligros del racismo”.  

 images_09      Trataré en este tema de ser un mero compilador de ideas dispersas, que aporten por ello una visión global.

     Nuestro tiempo está preocupado por la Tolerancia, y a tal fin se decretó el año 1.995 por la ONU como “Año Internacional para la Tolerancia”, aunque pasó sin pena ni gloria, con unas tímidas proclamas lanzadas al viento cuando éste ya se extinguía. Aquellos que nos hemos comprometido con la Filosofía, -entendida como “amor al conocimiento”- sentimos que las palabras que se lleva el viento no aportan nada serio a la sociedad, y nos preocupa que no vayan acompañadas por una actitud acorde, constante y reiterada, vivida a diario. Para ser tolerante hay que entender este concepto no solo cuando se nos agrede, sino día a día, ya que ser tolerante es una actitud que nace del alma cuando se ha comprendido filosóficamente, cuando se está dispuesto a dar parte de sí por mantener la tolerancia, y cuando ese concepto se transmuta en una vivencia interna y externa, que deviene en ser algo cotidiano.

A) ¿Qué entendemos por Tolerancia?

      Podemos definir la  tolerancia  como “el respeto a la forma de ser y de pensar de los demás”, según expresa Bernabé Tierno.  Pero algo tan amplio es dificil de resumir en pocos vocablos. Si tratamos de relacionar la palabra “tolerancia” con otras afines iremos centrando su significado.

B) ¿Cuales son los valores relacionados con la Tolerancia?

       a) “el respeto a los demás”, que nos enseña a aceptar a los demás como son, no de un modo frio y distante, sino tratando de comprenderlos. En virtud de éste respeto a los demás impulsaremos en ellos sus valores humanos más positivos, los alentaremos al amor, al esfuerzo, a la dación generosa, a la voluntad, a su sentido de la justicia, a la renuncia, y por ende a sus más elevados sentimientos e ideas, y sabremos disculpar aquellas posturas más indignas y materialistas, que les apegan a la tierra y les anulan las alas del alma.

      No obstante, debemos puntualizar, que disculpar los errores no implica compartirlos, pues no hemos de caer en la permisividad actual que todo lo consiente y aplaude, sino alentar tan solo lo que nos ennoblece y mantiene en la busca de los valores más altos y seriamente humanos.

      El respeto a los demás no presupone tampoco que se deban omitir las responsabilidades que se deriven de actos perniciosos para la sociedad. Que dabamos ser tolerantes con los demás no exime a nadie de serlo tampoco con nosotros.

     b) “la aceptación de sí mismo”, que nos lleva a una clara visión de nuestros defectos y virtudes, pero sin disimulos ni deformaciones cómplices. Saber conocerse a sí mismo con la objetividad suficiente es una de las capacidades menos abundantes en la actualidad, y ello nos aleja también de poder ver objetivamente a los demás.

       Hace falta conocerse bien, pero no se conoce quien no acepta sus errores, y quien no potencia y trabaja cotidianamente sus valores. Si logramos ver lo esencial en nosotros, y no quedarnos en lo que aparenta ser la cuestión, lograremos vernos de verdad, y atisbando nuestra real esencia humana la podremos ver en otros seres humanos posteriormente. Solo quien se conoce puede conocer a los demás. Solo quien ha trabajado internamente sobre sí puede comprender con suficiente apertura a los demás, pues sabe lo que cuesta erradicar una tendencia, un defecto, un vicio, y transformarlo en una cualidad, que algún día será un valor, y finalmente una virtud propia. Aquellos que viven de pie, erguidos sobre sus defectos, saben muy bien lo que sentían cuando estaban tirados en el suelo, y aceptan mejor los defectos en otros, los toleran y comprenden.

      c) “la convivencia”, que según la definición del Prof. Livraga, “es al arte de vivir y dejar vivir”. Hay que entender la convivencia como una meta muy difícil de lograr, que se da entre aquellos que viven con-vivencia, o sea, que tienen un cúmulo de vivencias internas, que acumulan una cierta solera y madurez, como para enfrentar sus dificultades. La vivencia precisa para poder convivir se da cuando no solo nos enseñaron bien, sino que aprendimos bien, profundizado en la enseñanza hasta hacerla nuestra y vivida, y no un mero barniz superficial.

        La convivencia tiene un doble aspecto, como convivencia individual y colectiva. Una vez más debemos hacer un trabajo en la esfera propia, para no llevar hacia afuera nuestras carencias, sino las manos llenas de los frutos cosechados. Si nos  anulan los propios altibajos, las inquietudes, las amarguras, los sentimientos rastreros, posesivos, egoistas, poco podremos aportar a los demás, y no sintiendonos a gusto con nosotros mismos, aportaremos desestabilización a la convivencia y no profundidad. Se precisan  buenas dosis de olvido de las miras personales, de capacidad de superación y de reirnos de los propios fracasos, para acercarnos desde la conviviencia individual a una relación objetiva y fructífera con los demás, a la convivencia colectiva. Si tan solo aportamos miedos, sensación de fracaso, altibajos, y una mentalidad posesiva y materialista, la colectividad va a ser un suma y sigue de dichas ofrendas mediocres.

       d) “la cortesía”, que pretende mantener unos modales, como aquellos que eran propios de las cortes de antaño, en que ciertas pautas de conducta, -cuando no eran aún ficticias y fingidas-, ayudaban a la correcta relación de las personas.

        Cuidar las formas corteses es necesario para alimentar la tolerancia y la convivencia, pues dejan entrever el sentimiento de amor y de respeto a los otros, ya sea a través de un saludo afectuoso y sentido, de unas palabras de apoyo, de un respeto de los alumnos hacia los profesores y viceversa, del trato amable del hombre hacia la mujer, -pues siendo caballero las considerará como damas-, y a su vez, el  apoyo de la mujer hacia el varón, en una tónica de respeto que no servilismo, de impulso creativo, de tal que unos y otros vivan más pendiente de los demás que de demandar tan solo atenciones para sí.

      e) “la concordia”, que nos ha de llevar a vivir fraternalmente, partiendo de valores que no surjan de lo personal, sino de ver en los seres humanos algo profundo que evoluciona hacia la perfección, hacia el saber, hacia Dios. Vivir la concordia es “vivir corazón con corazón”, formando una cuerda en que estemos fuertemente unidos por las manos, mirando en un mismo sentido, buscando un destino común.

    f) “la solidaridad” que nos ha de llevar a compartir, a aportar algo de nosotros a los demás, y no siempre tan solo lo que nos sobra. Hace falta una solidaridad que no trate tan solo de poner parches en los males de otros, que no prime solo la ayuda humanitaria para alimentar el cuerpo, sino una solidaridad que aportando alimentos sepa mirar más hacia el futuro, que no entregue solo peces, sino les aporte también la caña de pescar a los desheredados de la tierra… Esa solidaridad debe también  llenar conciencias vacias, dar sueños y esperanzas,  enseñar oficios, enseñar filosóficamente a amar a los demás y respetarlos, a vivir en un mundo fraterno…

        Ninguna política de solidaridad que no arraigue sus raices en lo profundo de las conciencias ha de poder perdurar, y será “pan par hoy pero hambre para mañana. Del mismo modo que sobran ecologistas de pancarta y manifestación, hacen falta voluntarios que den parte de su tiempo para aportarlo por bien de los demás, para ayudar en lo indispensable  para vivir, y además enseñar desde el abc una cultura profunda en valores humanos, que cultiven hombres capaces de crear un mañana mejor. Y éste voluntariado consciente de los demás, ésta herramienta, -por más que se la juzgue teórica por aquellos que la desconocen-  solo tiene un nombre “filosofía”, que nos ha de llevar al conocimiento humano, y ha de estar basada en una visión ética, no partidista ni política ni religiosamente.

     Como decía el Prof. Livraga, el mundo no será mejor porque lo gobiernen grandes tecnócratas o profesionales, o personas de un signo u otro, ya sean  musulmanes, o cristianos o budistas, sino cuando esté regido por “hombres buenos” capaces de creer en el “ser humano”, que sepan discernir y ver lo bueno, lo bello y lo justo, y no alienten las luchas políticas ni religiosas que tanto daño han hecho a la humanidad.

C) ¿Cuales son los síntomas de intolerancia?

         Entre muchos otros factores podemos destacar…

         –el Racismo”, ya sea físico -en que no se admite a seres de otras razas- o de ideas y espiritual, en que todos creen tener las ideas mejores para los otros, o el mejor de los dioses, que por tanto invalida el aporte de los otros, y por lo tanto lleva a los mitos de la religión verdadera. De nacer en otro lugar o en otro siglo hubieramos tenido indefectiblemente otras ideas u otra religión, de ahí que nuestro dios es bastante circunstancial. Los hombres de todos los pueblos han creido  en un dios, o varios, y en nombre de su dios han matado muchas veces o  llevado a la hogera a muchos semejantes. Este racismo de ideas o principios es la primera fuente de disensiones entre los hombres.

      –la imposición tiránica”, de uno sobre otros por la fuerza física o psicológica.

       –el egocentrismo”, que nos lleva a verlo todo desde el prisma de lo personal y tan solo pensar en el beneficio propio.

        –la cerrazón mental” de no ser abierto a las ideas de otros, de no admitir otras visiones, para revisarlas, y extraer de ellas lo válido que puedan tener. Es no tener capacidad de mantener unas ideas profundas, nuestro núcleo firme,  pero con una capacidad de eclecticismo que nos lleve a admitir las ideas que nos llegan, y  revisar las propias, para ir sustituyendo en nuestro interior, de un modo artesanal, las ideas caducas por las nuevas que puedan sernos válidas y que nos aportarán frescura y renovación.

        A su vez, la cerrazón mental también es un caldo de cultivo de otras posturas intolerantes como..,

         –el fanatismo”, de creerse en la verdad sin tolerar las ideas de otros, fruto de poseer ideas no meditadas, no digeridas en profundidad sino superficiales, selladas a fuego y repetidas en la mente pero no entendidas y comprendidas, que se utilizan como una porra con que golpear y atormentar a otros.

        –el egoísmo” que nos lleva a valorar tan solo nuestros derechos, y no los derechos de los demás.

       –la falta de compromiso”, que nos lleva a no asumir deberes, sino tan solo sentirnos poseedores de derechos, dándonos una incapacidad fruto de una mala educación mental para responsabilizarse de algo, evitando que nos sintamos parte de nada, imposibilitándonos para una vida responsable en sociedad, aunque podamos tener una vida social. De la falta de compromiso nace la abulia, el conformismo, y el apoyo indirecto e inconsciente a que el mundo siga siendo como es. Hay que concebir una responsabilidad por omisión. De esta falta de compromiso nace también otro defecto que se llega a disfrazar de virtud, que es..,

     –la permisividad”, ya indicada, nos lleva a admitir todo, o al menos consentirlo, llevándonos a la ausencia de una escala de valores, y por tanto impidiéndonos reconocer lo bueno de lo malo. Así actuamos en nuestros afectos, en nuestro mundo de relación, en el trato, sin rumbo fijo, y lo que resulte, si sale bien lo será casualmente y estaremos siempre en manos del azar.

      “la contaminación y manipulación ideológica y política que nos lleva a recibir constantes noticias en que supuestamente se abanderan movimientos en pro de la tolerancia, se crean  ONG´s que una vez recibidas ciertas subvenciones desaparecen y que tan solo son un apartado postal sin realidad fáctica, que siembran el mundo de la palabra “tolerancia”, logrando desgastarla, vaciándola de contenido, pues crean el recelo entre los conciudadanos, que sienten como faltan los hechos, como se buscan chivos expiatorios, y todo sigue igual tras la ola de una verborrea demagógica. Se nos venden falsos ideales, que no pasan de ser simples proyectos, que no siempre se está dispuesto a vivir.

     ¡Someter a los falsos adalides de la tolerancia a la prueba del tiempo y veréis cuantos se quedan en el camino! Y si además tuvieran que ejercer sus ideas los domingos reduciríais el cupo, y si tuvieran que aportar parte de su tiempo diario menguaría aún más, y si tuvieran que hacer un aporte económico os quedaríais solos…, pero tal es el sino de los hombres. Hoy de quien da se dice “que le han debido comer el coco”, y un sin fin de pseudoidealistas con el coco aún sin mancha, sin muescas, y sin bocado alguno campean por sus anchas. Tal vez los que mantengan el coco más intacto, los que lo hayan conservado por su poca capacidad de compromiso o de acción sean los que lo han de recibir en el paraíso, para una vida más profunda.., pero lo dudo.

      Se hacen declaraciones políticas que no comprometen en conciencia, sino que suman puntos tan solo de cara a la galería. Se prometen muchas cosas por arreglar las cosas que no funcionan, y así aquellos que deben ver en los prohombres de la patria un modelo de valor y de entrega también venden sus ideales.

D) ¿Cuales son las Causas de la creciente intolerancia?

     Las raíces de esta visión estrecha se puede hallar en varios factores principales…

       –la perdida de valores del mundo actual, donde la búsqueda del bien-estar nos aleja de la cultura del bien-ser. Se mantienen a duras penas las formas pero no hay fondo real en la sociedad. Al igual que los edificios crecen cada vez más, sin que ello signifique otra cosa que desarrollo técnico, hoy atrapados por el progreso, nos desarrollamos pero no por ello crecemos más en profundidad.

       –la educación memorista y utilitaria, en donde se pasan materias como si fueran  vallas de una carrera de obstáculos, y se nos entregan diplomas y títulos que han de servir para engordar curriculums. Pero ello nos aleja de comprender realmente, de madurar como seres humanos y tener criterio propio. Se fomentan habilidades y cualidades, pero no se enseña psicología, filosofía, y otras ciencias humanistas, sino como rellenos en una educación utilitarista.

      –la concepción actual del ser humano, que no lo valora como una alma que hace su paso por la vida física, sino como un cuerpo que tal vez tenga alma, aunque de ello no nos queda la seguridad. Así un alma puede tener anhelos profundos, sueños, sentido de busqueda de la perfección y amor a los demás, pero un cuerpo apenas busca su propio confort, y ama en tanto no se trastoque su bienestar.

E) ¿Cómo educar para la Tolerancia?

       Se precisa por lo tanto una nueva visión de lo que es el ser humano y de su misión en la tierra, que ha de implicar una nueva educación, consciente, no aleatoria, basada en otros principios…

      – a) Principios éticos: que nos permitan valorar lo interno y espiritual, pidiéndonos un poco más de ética a nosotros mismos y a quienes nos dirigen. Porque de un ser humano mejor han de salir también mejores dirigentes.

      – b) Evitar las posturas materialistas: que nos lleven a no tener excesivo apego al dinero, a medrar y sobresalir (la cultura del pelotazo tan conocida, que se enlaza con el mito de un progreso interminable que ha de asegurar una buena vida para todos los seres de la tierra, y un futuro siempre mejor). Evitar la mentalidad de competencia constantes, aprendiendo a valorar  los verdaderos ideales, y a los idealistas que asumen cuotas de compromiso consigo mismo, con los demás  y con la sociedad en que viven.

      – c) Conocer las diversas culturas y tradiciones, de oriente y occidente, actuales y pasadas, pues son el bagaje del hombre en su paso por la Historia, y aportan una riqueza cultural y social a nuestro modo monotemático de encara la vida y la sociedad.

     – d) Conocer las diversas religiones, pues a veces intencionadamente se nos ocultan, para alentar la creencia de que “la nuestra es la única verdadera”. A veces cuando una religión considera así a las restantes tan solo le queda la virtud de ser la menos tolerante, pero nada más. Las religiones son los pasos que el hombre ha trazado en su caminar hacia Dios. Un Dios que está mucho más allá de lo que solemos expresar, y del que tal vez ninguno de nosotros entendemos mucho. Un Dios no hecho a imagen y semejanza del hombre, con sus defectos e iras, sino más elevado y mistérico. Los espíritus cultos han de entender que toda religión es un patrimonio de la   humanidad a   respetar y preservar.

     – e) Formar hombres buenos, como ya se indicó, con verdadera bondad interior y capacidad de juzgarse a sí mismos.

    – f) Fomentar una tolerancia activa y no pasiva, donde el compromiso personal anule una permisividad cómplice de los errores actuales, donde no agredamos a los demás con nuestros defectos y flaquezas, donde forjemos los valores más altos en nosotros para darle a los demás ejemplos válidos, apoyo, entusiasmo. No acomodarnos asumiendo lo que somos ahora como un valor estático, sino buscando mejorarnos.

     – g) Entender las diferencias humanas como algo que nos enriquece, que nos permite aprender, no viendo barreras en las diferencias de color, de raza, de nacionalidad, de sexo, y de condición social, sino elementos que ponen a prueba nuestro sentido de fraternidad. Comprender  que siendo diferentes en lo personal y externo, porque sería ridículo tratar como el avestruz de no querer pensar que somos desiguales, admitir que no lo somos en nuestro interior, en donde unidos por los valores más altos las divergencias de lo material se anulan, para dar paso a la visión de “seres humanos”.

    – h) Propiciar un verdadero sentido del ciudadano, que lejos de estar regido   por su egoísmo, su fanatismo, su intolerancia, se comprometa con su sociedad, en aras de una sana convivencia,  entendida como “unión de seres profunda y estable impulsada por una cultura común y regida por un sentido de destino trascendente”. Así de una persona surgirán sus mejores valores   individuales, y más allá de una mera sociedad o administración, se podrá generar una unión de seres tolerantes, que han de ver en las aspiraciones de los demás un reflejo de sus aspiraciones. Todo estado así constituido, a la manera platónica, desde lo interno hacia lo más externo, tendrá autoridad moral para exigir convivencia a los intolerantes porque la propicia en su seno y alienta con su propio ejemplo.

  -i) necesidad de definir los valores fundamentales o arquetipos humanospues la verdadera problemática sobre la tolerancia radica en ponerse de acuerdo en qué valores son propios del ser humano y cuales lo alejan de su realización, de su verdadero fondo humano. Y al no ponernos de acuerdo en     ello, hay una dificultad en aceptar ¿cuáles son los valores que han de ser objeto de esmero, de una conducta cuidada, cortés, que nos permita convivir en armonía y sana convivencia?

      Sabemos que matar a un ser humano es algo bien distinto del bien, pero nos es difícil saber si son buenas o malas otras actitudes o ideas, y decimos que todo ello son cuestiones de opiniones o gustos personales. Hay valores humanos que no admiten discusión, y otros que lógicamente en nuestra época se ponen en cuestión, unas veces porque señalan de qué pie cojea nuestra sociedad o son agitados por la publicidad con un cierto interés. A modo de ejemplo, hoy se confunde libertinaje con libertad, y la publicidad suplanta el lema de “sé tu mismo, aunque te cueste” -que lleva a una construcción positiva de sí mismo-, con la idea de “vive como quieras” – que lleva a una disolución de las costumbres- .

    Otras cuestiones, en cambio, nos aportan ideas nuevas que afloran en nuestra sociedad, como por ejemplo, la eutanasia, el aborto, el suicidio, el sentido del honor, el sentido de patria, la ética, etcétera, y que habrá que plantearse claramente con una profunda fundamentación filosófica para alejar la manipulación partidista e interesada… He aquí serios dilemas que nuestra sociedad tendrá que debatir y éstos son ejemplos de la dificultad en poner al ser humano de acuerdo en visiones fundamentales, y de ahí la dificultad de plasmar una tolerancia activa.

 F) Conclusión final

arco_iris_doble      La pequeña convivencia en lo individual nos ha de llevar a la sana convivencia en lo colectivo; la correcta educación para la tolerancia en los más mínimos detalles nos ha de llevar a evitar los grandes males de las rivalidades, del  racismo  y de las guerras. Pero recordemos que todo vaso comienza a llenarse por una primera gota. Las visiones basadas en cortas miras, en ideales pequeños, que reducen la visión tan solo a la de la propia etnia, la tribu, el clan, y que alienta delirios nacionales instalados en diminutas regiones, crean fronteras de acero que separan, disensiones que impiden fuertes lazos de familia. Hay que saltar las pequeñas  fronteras de la razón que especula, del interés solo por lo propio, de todos los “-ismos” que tanto daño han causado a la humanidad.

    Seamos claros y conscientes, sin tapujos, para sentir que siendo diferentes buscamos destinos comunes, repitiéndonos que ello es una ardua misión tan solo capaz de ser llevada adelante con tesón y tolerancia, sinónimos de una real voluntad y madurez interna, que nos ha de dar como fruto sociedades estables y profundas, donde se desarrollen en el futuro hombres mejores en el futuro.                         

Ramón Sanchis Ferrándiz, agosto de 1997.