Gobernar a otros no es un juego.

Algunos gobernantes quieren seguir siéndolo a pesar de que mantenerse en el poder acarrea muertes. En conciencia, no vale la pena dejar muertos tras el propio camino, porque la justicia puede reclamártelo en cualquier momento, y en todo caso, el karma o la justicia divina, tarde o temprano, te lo cobrarán. Y si no, al tiempo.
Hace ya unos quince años tuve que viajar varias veces a Venezuela por motivos laborales. Ya había manifestaciones, tiros y algunos muertos. No se podía salir a la calle a partir de las 9 noche; era un toque de queda tácito. Nos llevaban a otras provincias a ver obras e infraestructuras en helicóptero, porque en las carreteras había pillajes e inseguridad. La puerta del hotel era protegida, a todas horas, por un soldado cargado hasta los dientes con armas automáticas y sus cargadores llenos de balas. Se trataba de proteger al turista, si es que había muchos… pero ¿quien defiende a cada venezolano que no puede poner un soldado en su puerta? Y aunque quien gobierna tuviera la razón, ¿vale la pena enrocarse en posturas que siembran de muertos las calles? 
Cuando hay revueltas lo lógico es frenarlas, pacificarlas… Sin embargo, cuando esas insurrecciones son contra las actuaciones del gobernante, antes que matarlos a todos es mejor irse y dejar paso a nuevas votaciones. Perpetuarse en el poder, cambiar constituciones para que nos dejen hacer cualquier cosa no son buenos compañeros de ruta.
Tal vez gobernar parezca fácil. Basta con que te voten. Pero lo difícil es saber gobernar a otros con ecuanimidad, con rectitud y sentido de la justicia. Lo que sí sabemos es que gobernarse a sí mismo es más difícil que gobernar a otros, aunque algunos crean que gobernar a otros sea tan fácil como conducir un autobús.
Ramón Sanchis Ferrándiz.
Anuncios